17 noviembre, 2013

Los últimos avances en neurociencia demuestran que cualquier niño que aprenda inglés entre los 0 – 6 años será capaz de hablarlo a la perfección durante el resto de su vida (Eric Jensen, “Cerebro y Aprendizaje”).

Los últimos avances en neurociencia demuestran que cualquier niño que aprenda inglés entre los 0 – 6 años será capaz de hablarlo a la perfección durante el resto de su vida (Eric Jensen, “Cerebro y Aprendizaje”, 2004).

Nuestro “cerebro auditivo” se desarrolla durante el primer año de vida del bebé. Durante este periodo, se desarrollan los primeros circuitos neuronales escuchando sonidos tempranos, acentos y pronunciación de palabras. Fonemas como la vibrante “r” española o la “s” liquida inglesa se aprenden antes de poder hablar.

Cualquier niño es capaz de aprender a pronunciar una palabra aprendida entre los 0 y los 6 años sin acento ninguno, siempre y cuando, se estimulen tempranamente aquellas neuronas con sonidos concretos.

Por tanto, es clave exponer a los niños a una gran variedad de vocabulario en inglés, ya que, de otro modo, perderán aquellos fonemas que no utilicen. Use it or lose it! Úsalo o piérdelo!).

Consecuentemente, es entre los 0 – 6 años de edad cuando se puede aprender, bien, inglés.